Inicio > Sin categoría > Una relación que se afianza

Una relación que se afianza

Por: Facundo Grande

El mundo de los jugadores de fútbol de ninguna manera estuvo emparentado con los grandes del rock and roll, esta tendencia comenzó a crecer en los últimos años. Como todo en este mundo, existen excepciones a la regla. Tal vez uno de los primeros en protagonizar este tipo de unión entre dos elementos no tan proclives a ser mezclados haya sido el enorme George Best, mítico jugador del Manchester United de los años 60. El crack inglés, fallecido en 2005, supo sembrar una importante amistad con los Beatles.
Otro de los ejemplos destacables de esa extraña y escasa unión que protagonizan la música no tan convencional y los futbolistas lo encarna el jugador español Gaizka Mendieta. El vasco, que brillara en el valencia de Héctor Cúper y luego fuera transferido a la Lazio, siempre confesó ser un amante de la música. Tanto que se ha declarado fanático de la Velvet y de la banda granadina Los Planetas, el volante también es confeso amante del cine de Alfred Hitchcock. Todo un caso extraño dentro de un mundo que parece mostrarse lejos de los intereses culturales.
Si bien los futbolistas no suelen destacarse por ser unos estudiosos del rock pasa todo lo contrario con los músicos, entre los que si se pueden contar casos paradigmáticos de enfermedad futbolera. Paul Welter, líder de The Jam, es fan del Chelsea y puso una imagen del mítico delantero inglés Gary Lineker en un simple promocional de uno de sus álbumes en solitario. Las leyendas del pub rock Doctor Feelgood no pararon hasta poder conocer al mismísimo Diego Armando Maradona. Todo esto sin contar el caso de Rod Stewart, que se fue hasta Argentina para apreciar a su selección escocesa en el Mundial del ’78.
En nuestro futbol podemos destacar a Karamelo Santo con clara simpatía por Godoy Cruz por gran parte de sus músicos. Ataque 77, Iván Noble y Ratones Paranoicos con boca. El pelado Cordera con Lanus, Kapanga con Quilmes, Fito Páez y Baglieto con Rosario Central, Adrián Otero de Memphis la Blusera con Vélez y la 25 RNR con Racing, por solo nombrar algunos casos.
Por el lado de los jugadores transformados al rock aparecen varios casos. El primer ejemplo es el Mono Germán Burgos, el ex arquero de Ferro, River, Atlético Madrid, la Selección y actual líder de The Garb. Claro que la futbolización del rock no es solo producto del secuestro de canciones por parte de las hinchadas, sino que los rockeros también dedican canciones a los jugadores. Los piojos, ratones Paranoicos y calamaro a Diego Maradona, por caso, y los colores que aman Ataque 77 a boca, Die Toten Hosen al Bayern Munich.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: